Avisar de contenido inadecuado

Constitución Cubana es esencia del pueblo batallador.

{
}

El Reportero del Pueblo
 TAGS:undefined
Transición, una palabra que se debe superar en nuestro proceso político de avance socialista para ubicarnos en un criterio de verdadero avance pragmático. De allí que nuestra voluntad hipotética, debe convertirse en una verdadera realidad, de allí que nuestra expresión política, debe conllevar una verdadera voluntad y sentir popular, donde todos debemos estar involucrados.
Ante la carencia ideológica de muchos dirigentes que desarrollan su trabajo en Legislaturas, Alcaldías y Gobernaciones tenemos retos de esta historia de nuevo, al frente para un nuevo y riguroso reto. Lo que hace armonizar las políticas públicas europeas con la latina, especialmente venezolana, porque en nuestros muelles y puertos se estacionaron muchos bergantines con soldados y personal civil para ejecutar una nueva etapa de nuestro coloniaje.
Se debe analizar el pasado, recoger lo bueno e integrarlo al sistema, lo demás abandonarlo, ya Cuba se modernizo sin mucha bulla y estruendos, de una manera silenciosa nos da ejemplo de una lealtad sincera con esa historia que incide sobre el mismo sistema y partido, que se ha fortalecido en el espacio del tiempo.
La historia, nos refleja planos distintos de su propia realidad y busca anular contradicciones y, claro, buscamos una sociedad más prospera y que los presidentes de estas Repúblicas se afiancen en el poder para bienestar del pueblo, sin duda, estamos ligados a la sociedad española. Esta historia, nos dividió en el tiempo en diversas perspectivas que va desde lo cíclico,, períodos, ciclos y fases. Son los Imperios que vienen expresados en esta realidad.
Ahora es México, el punto central de esa fase política y donde Donald Trump y Vladimir Putin avanzan en el dialogo y en el tema central, la unión patriótica enn base a una política de fronteras.
Los objetivos son estratégicos. Y no dependen de una visión individual, la globalización es presente.
Tendemos a analizar el pasado como algo rectilíneo, homogéneo; definimos periodos y épocas como buenas o malas, sin matices. Sin embargo, la realidad no sólo admite matices, también acepta de buen grado lo que desde puntos de vista individuales parecen contradicciones y no son más que planos distintos de la Historia. Creo que el sistema del 78 en vez de fortalecerse en términos muy generales se ha ido debilitando. Los distintos presidente españoles y venezolanos, a los que solemos juzgar en blanco o negro, han dejado herencias diversas y contradictorias. Desde los inicios de la Transición unos presidentes han afianzado el sistema, otros han conseguido una sociedad más próspera y alguno ha hecho más feliz a la sociedad española, ampliando el catálogo de los derechos individuales. Pero ninguno tuvo en cuenta la necesidad de generar sentimientos de orgullo, de unidad -civiles, laicos y republicanos- en la sociedad.
Todo se ha reducido a esperar que la satisfacción de las necesidades económicas -no cabe ninguna duda sobre el incremento del bienestar de los españoles durante estos últimos 40 años- los enorgullecen y une. El miedo a unos sentimientos irredentos y asilvestrados, que en el pasado nos llevaron a conflictos y guerras, impuso la ausencia de sentimientos imprescindibles para cualquier sociedad, también para sociedades avanzadas y democráticas.
La ausencia de sentimientos de convivencia, de pertenecía a una nación o de orgullo más por lo que podemos hacer que por lo que hicieron generaciones anteriores, ha tenido consecuencias evidentes. La primera es que todas las expresiones sentimentales de patriotismo español y venezolana nos han terminado por parecer sospechosas. La segunda es que no nos sabemos defender cuando otros, con la pretensión de ocupar totalmente el espacio público, utilizan radicalmente, con fanatismo y sin respeto a las leyes, sentimientos exacerbados.
Quieren aplicarle programas de manipulación y guerra mediática al pueblo, es una lucha sin terminar, con consecuencias ya conocidas. Bueno, ya tenemos allí al Fondo Monetario Internacional como un avispón, es sorprendente la capacidad de algunos políticos para llamar a la controversia.
En nuestro caso, debe haber un rescate judicial con nuevas autoridades y una fractura del gobierno central no podemos sobrevivir con un pasado a cuesta, todo, debe revalidarse para dar lugar a nuevos hechos. En la actualidad, todo es gris y censura de prensa, ya hasta los portales del gobierno bolivariano te censuran los titulares, siendo los artículos redactados por escritores y periodistas acreditados, hay incertidumbres sobre la verdad, hay consideraciones que tomar. A la historia no se le engaña, allí tenemos el caso de Nicaragua, una sola apreciación mal diagnosticada los lleva a un declive total, Daniel Ortega acribilla al pueblo que le dio el triunfo años atrás. La historia no perdona y el Frente Sandinista de Liberación Nacional y el Bolivarianismo venezolano, deben aplicar nuevas estrategias de avance político. Estar a cuestas de Cuba, no basta, es el pasado. La nueva Constitución Cubana es un llamado al futuro.
En la gestión de Rajoy tampoco debemos buscar un dictamen definitivo, sólo posible para los más adictos o en las charlas de tasca. Supo enfrentarse a la amenaza de la Unión Europea de llevar acabo un rescate económico en España, pero, sin embargo, convirtió la contestación a las amenazas políticas de los independentistas catalanes en un largo proceso jurídico. Todo parecía inevitablemente gris, sólo oíamos los autos judiciales, desapareciendo la política, que en ocasiones nos obliga a tomar medidas ingratas y a cambiar el prestigio (encuestas) y la tranquilidad del momento por el reconocimiento de la Historia.
Cuba es un verdadero ejemplo para nuestra gesta histórica, vertedero de las conquistas porque fueron sus puertos albergues de quienes bajaron al Caribe en búsqueda de nuevas riquezas y luchas sociales.
"Los muertos en política siempre vuelven", aseguraba un dirigente autonómico popular para quien no había ninguna duda de que la tormenta es inevitable por mucho que se argumente que todos los nombres sobre los que cae ahora el peso de la ley vienen de muy lejos y hace mucho que están apartados de la escena política.
Cuba esta en una etapa de liberalización. Mientras que en Venezuela nos quieren imponer un sistema de cautiverio con métodos esclavistas del medioevo.
A Rajoy le persigue el pasado, un pasado en el que él también fue protagonista y que no logra borrar; un pasado con el que, como lamentan los cargos jóvenes del PP, el presidente no supo cortar de raíz en 2008.
A diferencia del caso Zaplana, que pilló absolutamente por sorpresa al presidente
Pablo Casado es el primer líder del PP nacido en democracia, concretamente tres años después de la Constitución de 1978. Un dato que le ubica dentro del marco mental de la regeneración, ese salvavidas al que el partido se ha agarrado con un proceso de «primarias» inédito y que le ha llevado a enfrentarse a la eterna guardiana del «aparato» (María Dolores de Cospedal) y a la mujer más poderosa de España desde Isabel II (Soraya Sáenz de Santamaría). Las razones de su victoria se pueden explicar a partir de su meteórica carrera, marcada por la lista de padres políticos que acumula (Esperanza Aguirre, José María Aznar y Mariano Rajoy) y por su capacidad de navegar entre las dos almas de la formación. Es decir, diplomacia interna con colmillo, renovación con retorno a los orígenes y, sobre todo, un líder «limpio» que no arrastra la pesada losa de la corrupción.
Católico, casado con una psicóloga de Alicante –Isabel Torres– y padre de dos hijos, Pablo Casado apuesta desacomplejadamente por recuperar las esencias liberales del partido en el terreno económico –bajada del impuesto de Sociedades o impulso de la «cuarta revolución industrial» en un claro retorno al «aznarismo»–, y tira de conservadurismo en el plano social, con apoyo expreso a la familia y a la natalidad.
Su referente intelectual es el filósofo, jurista y economista de la Escuela Austríaca, Friedrich Hayek, cuyos postulados defienden el no intervencionismo del Estado y la «libertad del individuo», un concepto que ayer repitió Casado en el discurso que levantó de sus butacas a todo el PP. «Cuanto más planifica el Estado, más complicada se le hace al individuo su propia planificación», decía Hayek, una idea que podría centrar el programa del nuevo líder popular.
De padre médico y madre profesora universitaria, Casado se afilió al PP en 2003, un año antes de que José María Aznar perdiera el Gobierno frente a José Luis Rodríguez Zapatero. La travesía en el desierto de los populares a nivel nacional le pilló en la influyente Asamblea de Madrid, donde entró como asesor externo del vicepresidente segundo de la comunidad, Alfredo Prada. Aquí es cuando emerge su primera gran mentora política: Esperanza Aguirre. En 2007 y tras cumplir con la promesa de terminar sus estudios de Derecho, Aguirre le incluyó en las listas para el parlamento autonómico, donde se bregó como diputado.
De Miguel Clane, nos espera una sorpresa, cree en el Capitalismo agronómico e industrial, es la fase que necesitaba Cuba para desprenderse del pasado, es una nueva historia geopolítica territorial, la cual, los dos jefes del Imperio quieren conciliar Donald Trump y Vladimir Putin, Irán proseguirá con sus estructuras vejatorias y países arcaicos que solo creen en la dominación de los pueblos a base del hambre, carencia de medicina y crear caos artificiales
Cuba, siempre será un ejemplo histórico, después de Alemania, abrieron las ventanas del mundo latino y europeo.

{
}
{
}

Deja tu comentario Constitución Cubana es esencia del pueblo batallador.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre