Avisar de contenido inadecuado

Maduro, descorazona al humilde y gallardo pueblo bolivariano

{
}

La Tecla Fértil
 TAGS:undefined
Hay que saber romper el techo de cristal en la arena global y comprender las motivaciones para activar la pobreza en Latinoamérica y, observar sus resultados tímidos. Entiendo que el monstruo de la globalización es un arma que nos abate, pero, más allá los lobos vestidos de ovejas se llenan los bolsillos y, aprovechándose de los ignorantes crean pactos colectivos para provocar un estancamiento colectivo y educativo.
Es lamentable que las autoridades y líderes universitarios en vez de aportar soluciones para este creciente problema se dedican a jugar a la comidita política, el presidente financiando grupos desestabilizadores como colectivos y voceros porque hicieron promesas falsas, en lugar de luchar contra este problema.
Ya no importa la voluntariedad ni la cooperación pacífica, sino que el político o burócrata decide arbitrariamente, aunque esgrima una “ley” y la justifique con argumentos románticos -como que fue promulgada por un Congreso democrático para el bien común- lo cierto es que el ciudadano es forzado a aceptar la decisión unilateral -egocéntrica- del político.
Dejando de lado el hecho de que la violencia destruye, cuando se vota se está eligiendo entre unos políticos que son más o menos egocéntricos, decisión ciega porque no suelen decir la verdad, y, en cambio, recitan melosos discursos con el fin de atraer desprevenidos votantes.
Y eso, nos sucede en el Psuv.
El presidente chino, Xi Jinping, jefe del Partido Comunista, del Estado y del ejército, reforzó su poder al ser nombrado “líder central” del partido, convirtiéndose en el más poderoso desde Mao Tse-tung, blindo su autoridad de cara al XIX Congreso del PCC realizado entre el 18 y 24 de octubre. Además, se aprobó reforzar la campaña anticorrupción que -como en muchos países- parece un arma política contra sus enemigos.
La maquinaria propagandística redobló las loas a Xi Jinping para consolidar su candidatura a continuar en el poder más allá del 2022. Conocida en China como la fórmula de ‘quishang baxia’ (siete arriba, ocho abajo), según esta norma no escrita sólo los dirigentes de 67 años o menos pueden ascender en el escalafón mientras que los de 68 deben retirarse. Para 2022, Xi Jinping, que ahora tiene 64 años, excedería esa marca.
Y para justificar la expansión de sus poderes, el partido comunista está tratando de demostrar que “sólo un líder fuerte puede dirigir” otros cinco años de “milagros”. Ahora, hay dos cosas muy sintomáticas. Por un lado, pese a la ingente transformación que ha sufrido China últimamente, su liderazgo continúa aferrado a un retórica y gesticulación comunista porque esto les permite justiciar un poder central férreo que esconde una pirámide de corrupción.
Por otro lado, desde que crece el personalismo y, por tanto, el poder central -el egocentrismo- la economía ha virado hacia una mayor intervención estatal, una suerte de neo keynesianismo, que ha provocado una desaceleración de la economía. Han inyectado una enorme cantidad de dinero al punto que la deuda hoy alcanza el 270% del PIB, sumando la pública, la corporativa y la de las familias.
Es el país de más rápido desarrollo económico en el mundo desde los 80, con un promedio de crecimiento anual del 10% y picos de hasta 13,5%, según los datos oficiales. Pero el año pasado, creció solo 6,9%, frente 7,3% de 2014, suponiendo que estos números no estén inflados.
USA, luego de ser elegido Trump se desacelera y Enrique Peña Nieto lo convalida a cambio de más empleo a los mexicanos, esto, para dar empleo y un PIB más controlado y no caer en desinversión.
En nuestro caso, las familias más poderosas se apoderan de nuestras tierras y otros asuntos más. En Venezuela manda un sector empresarial y de la oligarquía, para ellos, la independencia de Venezuela es falsa porque siguen controlando el poder en Miraflores.
La sociedad venezolana, solo esta representada por una pequeña parte de su estructura y, su convencimiento a una ideología política es difícil de descifrar.
Nos vamos acostumbrando a las adhesiones, unas públicas y otras secretas, en apoyo de quienes cínicamente quisieron “vernos la cara” y ultrajarnos. Adhesiones en respaldo de aquellos que, en contubernio y con descaro, atentaron contra la lucha anticorrupción y quisieron terminarla de tajo y sin miramientos, como cuando se mata de un manotazo al mosquito que molesta. Lo único es que, en este caso, no se trataba de un insecto indefenso y aislado. Por suerte.
Pero, el ciudadano se encuentra aislado y el pacto AD- Unete- Psuv se viene cumpliendo., con la diferencia, a la vez, que el modelo cubano tiene controlada nuestra nación, más allá de un asesoramiento.
Abundarán las acciones orquestadas para minar todo lo que ose sugerir el avance hacia un régimen de legalidad. Aquí los privilegios no dan su brazo a torcer ni se rinden fácilmente. Y hasta podrían terminar ganando “por cansancio”, porque sus defensores son tenaces en su depredadora y maledicente embestida, y atacan el cántaro de la cordura con chorros de bajeza cuyo afán es obvio. Detestan la “justicia selectiva”, pero aman y apuntalan la “selectiva difamación”. Y además tienen muy clara su apuesta: lograr que la ciudadanía se agote de tanto ver que los días transcurren y que nada en concreto sucede. Dinero para “seguir la lucha” sobra. Asimismo, las descalificaciones a la medida. No digamos la suma de aliados impresentables que, de pronto, se vuelven estratégicos y, por lo tanto, aceptables.
Sin embargo, los que defienden el viejo y caduco sistema no pueden aún cantar victoria. Aunque hayan avanzado en sus posiciones y ganado adeptos de cierto peso. Asimismo, haber logrado dividir a la población es, de por sí, un considerable triunfo para ellos. Pero les juegan en contra algunos aspectos sobre los cuales ejercen escaso control. La prepotencia de varios de sus voceros, por ejemplo. O su discurso tan idéntico al de figuras sin retorno posible en la opinión pública.
. La forzada “estabilidad” es de todas maneras muy endeble. No alcanza para que la economía se desentrampe. Tampoco para recuperar la viabilidad política. Mucho menos para calmar los ánimos. Me duele ver a Guatemala en una tensión tan colérica. Y el peligro del retroceso se acrecienta cada día más. Existe el riesgo de un tropezón histórico de dimensiones fatales, muy similar a otros que nos han costado vidas y décadas de enfrentamientos

{
}
{
}

Deja tu comentario Maduro, descorazona al humilde y gallardo pueblo bolivariano

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre